Entrevista a Lydia Serra en la Revista del Colegio de Fisioterapeutas de Extremadura

Estas prendas no le hacen bien a tu salud vaginal
21 Mayo, 2019

Una de las especialidades en fisioterapia que más está sonando desde hace tiempo es la fisioterapia del suelo pélvico que forma parte de la fisioterapia uro-ginecológica. Una disciplina aún desconocida, no solo entre la sociedad, sino también entre los propios especialistas de la sanidad, como nos cuenta Lydia Serra, experta en este campo tan importante no solo para las mujeres sino también para los hombres.

fisioterapia pélvica

Cuéntanos Lydia, ¿en qué consiste exactamente la fisioterapia de suelo pélvico?

Realmente la fisioterapia de suelo pélvico es una especialidad que agrupa diferentes sub-especialidades como son la fisioterapia urológica, ginecológica y obstétrica, la fisioterapia coloproctológica  y digestiva, la fisioterapia oncológica pélvica, la uropediatría y todo lo que engloba el tratamiento de las disfunciones urológicas, pediátricas y malformaciones congénitas del aparato genito-urinario y colorrectal, pediátrica y la fisioterapia para el tratamiento de disfunciones sexuales tanto femeninas como masculinas, además del tratamiento del dolor pélvico, o tratamiento de dolor pelviperineal crónico sea cual sea su etimología, tanto en hombres como en mujeres. Se trata por lo tanto de una especialidad que trata a todos los segmentos de la población, tanto pediátricos como adultos y tanto hombre como mujer, con lo cual es mejor hablar de fisioterapia pelviperineal porque nos parece un término más genérico para englobar todas esas especialidades y digamos que se aplican técnicas de fisioterapia que se utilizan en otras especialidades pero enfocadas específicamente a la zona pélvica o abdomino pelviperineal, pues también hacemos tratamiento por ejemplo de la diástasis abdominal, que es el tratamiento de la musculatura de la pared abdominal después de los embarazos y partos.

¿Por qué esta especialidad están tan demandada entre la sociedad hoy día?

Es una especialidad que está muy en boga hoy día y muy demandada porque realmente ha llegado a nuestro país hace relativamente poco tiempo, comparado con otras especialidades de la fisioterapia. Aunque realmente en España existen profesionales, como es mi caso o el caso de otros profesionales como José Miguel Amostegui o Sara Esparza, que llevamos más de 25 años en este campo.

¿Crees que sigue existiendo desconocimiento sobre el suelo pélvico y su importancia?

Es verdad que su conocimiento por parte de la sociedad es un poco tardío, sobre todo porque nos hemos encontrado también con el gran desconocimiento que existía en este campo por parte de otros profesionales sanitarios ya sean médicos, enfermeros, matronas, pediatras, médicos de medicina general y cada uno de los especialistas involucrados en este ámbito de la fisioterapia que son múltiples. Estos profesionales tenían un desconocimiento absoluto de nuestro campo, no digamos ya la población general. Es verdad que, de unos años a esta parte, gracias a Internet y gracias a la divulgación que se ha hecho de nuestra especialidad en los medios de comunicación, quizás ha llegado al conocimiento de la población general. Esta información ha llegado antes por los medios de comunicación y de divulgación general que por parte de los ginecólogos, urólogos, matronas, etc. Yo me atrevería a decir, que después de nuestro colectivo, quizá sean las matronas las que más han hecho un esfuerzo por ponerse al día y llevan años formándose también en este conocimiento. Quizás antes incluso que los propios ginecólogos, etc.

Pero sigue habiendo un desconocimiento muy grande por parte de los diferentes especialistas o profesionales sanitarios, que deberían formar parte de ese equipo multidisciplinar que nosotros, como fisios, trabajamos y debemos trabajar. Porque esa divulgación general ha hecho que los propios profesionales sanitarios, que deberían derivarnos pacientes, sigan pensando que la fisioterapia de suelo pélvico se reduce o se limita a hace rejercicios de Kegel, a hacer hipopresivos, circunscriben nuestro ámbito de trabajo únicamente a lo que es la fisioterapia urológica y obstétrica y fuera de ese ámbito no conocen absolutamente nada, es decir, no saben que trabajamos la coloproctología, las disfunciones anorectales, por supuesto la patología pediátrica, no digamos ya de la oncología pélvica, es decir, que todas esas áreas están completamente fuera de su conocimiento.

Sí que es verdad que ha habido una divulgación masiva por parte de los medios de comunicación no especializados de lo que es la fisioterapia en la incontinencia urinaria masculina y femenina en el tratamiento del embarazo y postparto. La gente ya tiene muchísima información de lo que son los tratamientos de fisioterapia en la incontinencia urinaria, en lo que es la preparación al parto, el masaje perineal, el tratamiento postparto, por supuesto lo que es la gimnasia abdominal hipopresiva porque se ha dado mucha relevancia a los tratamientos que permiten recuperar la pared abdominal después del embarazo. Pero más allá de eso poco más, quiero decir, que a lo mejor en algún medio se habla de la fisioterapia en las disfunciones sexuales, pero son cuatro pin- celadas. El resto de las subespecialidades que nosotros abordamos en nuestra práctica clínica diaria son totalmente desconocidas para la población y para el resto de profesionales sanitarios.

Nosotros trabajamos habitualmente en colaboración estrecha con los especialistas de las unidades de dolor. Trabajamos con esos anestesistas que conforman estas unidades porque es imposible tratar a una paciente con dolor pélvico crónico sin trabajar en colaboración con los especialistas que tratan a estos pacientes, ya sean los anestesistas de las unidades de dolor o los psiquiatras, psicólogos, quiero decir, que tiene que haber un trabajo multidisciplinar y eso debería ser así con cada una de las especialidades médicas que intervienen en este área tan especializada de la fisioterapia

Por ejemplo, un área totalmente desconocida, para los propios especialistas y para la población, es el tratamiento de la patología dermatológica de la zona genital que trabajamos conjuntamente con dermatólogos especialistas en ese área. Suelen ser dermatólogos especialistas en enfermedades de la vulva, ya sean de transmisión sexual o no, tanto en el hombre como en la mujer, y esas patologías dermatológicas que cursan con afecciones de la piel genital, tanto en el hombre como en la mujer, luego tienen una repercusión muy importante en el suelo pélvico y deben tratarse desde un punto de vista médico y de la mano del fisioterapeuta especialista en suelo pélvico.

¿Se necesitan más fisioterapeutas en esta disciplina?

Absolutamente, debería existir una unidad de fisioterapia de suelo pélvico en cada hospital público o privado, así como en los centros de salud de Atención Primaria, con fisioterapeutas formados en esta área, porque la demanda en la sociedad para tratamiento de estas patologías es enorme.

¿Cómo valoras la oferta formativa que hay actualmente sobre esta especialidad a nivel nacional?

A día de hoy, existe una oferta formativa adecuada en todo el territorio nacional, ya sea en universidades públicas como privadas, tanto a nivel de cursos cortos de iniciación para profesionales que necesitan una base mínima de conocimientos sobre la especialidad, como Másteres y Cursos de Experto, con una duración desde un año hasta 18 meses, que permiten profundizar ampliamente en la especialidad. En este sentido, hemos avanzado mucho en los últimos años.

Link a la revista donde se publicó online esta entrevista originalmente: http://cofext.org/wp-content/uploads/2019/07/Revista-n%C2%BA-18-2-1.pdf