Día Mundial del Dolor Crónico

Cuatro recomendaciones para mantener la salud vaginal
15 Junio, 2021

La prevalancia del dolor pélvico crónico es de hasta 24% en las mujeres en edad reproductiva 

 

Un artículo publicado en la revista de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) en septiembre de este año, habla sobre el dolor pélvico crónico y afirma, como bien estamos de acuerdo desde el IFIP, que no puede ser ignorado: es una de las condiciones de dolor más comunes que afectan a las mujeres y puede afectar gravemente su calidad de vida, incluido su funcionamiento físico, su bienestar psicológico y sus relaciones interpersonales.

Y aquí van los datos: la prevalencia del dolor crónico pélvico está entre 14% y 24% de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo. En los hombres, este síndrome tiene una prevalencia entre 2% y 16%.

El dolor pélvico crónico es definido como aquel que se presenta en el área situada por debajo del ombligo y entre las caderas, y debe tener una duración de más de seis meses continuos.

No podemos ignorarlo, hoy 17 de ocubre, que es el Día Mundial del Dolor, día impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la propia IASP. Aprovechando este día, ambas organizaciones buscan una mayor difusión de estrategias de prevención del dolor en investigadores, médicos y pacientes.

Y es que el dolor, definido por la propia IASP, como “una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a un daño en algún tejido, actual o potencial”, en general es visto sólo como una consecuencia de un mal y como un efecto colateral que se presta poca atención. 

Muchos casos de dolor resultan mal evaluados, incluyendo el dolor pélvico crónico. Se dice que este síndrome, a pesar de su prevalencia, está infradiagnosticado. “El dolor pélvico crónico representa una carga individual y social significativa. Si bien los investigadores discuten el impacto psicosocial y económico sustancial en hasta el 30% de las mujeres en todo el mundo, es difícil determinar una prevalencia precisa debido a la falta de estudios multidisciplinarios y a la comprensión o el consenso limitados con respecto al síndrome entre los investigadores y los proveedores de servicios de salud”. 

“Los pacientes con dolor pélvico a menudo obtienen un alivio insuficiente de sus síntomas, consultan a muchos médicos sin obtener un diagnóstico preciso o un tratamiento adecuado y pueden tener la impresión de ser abandonados. Comprender la imagen clínica compleja y multifactorial del dolor pélvico crónico puede ayudar a los médicos a determinar la etiología del dolor para asesorar al paciente sobre sus opciones de manejo y qué especialistas incluir en el equipo de atención multidisciplinar requerido para esta afección multifacética. También es importante tener en cuenta el enfoque biopsicosocial y el modelo de decisión compartida los pacientes”. 

La IASP dice que el tratamiento del dolor puede considerarse desde dos aspectos, el farmacológico y el físico, complementados en ocasiones con terapia psicológica o conductual. En el tratamiento farmacológico es importante hacer un uso responsable de los analgésicos y otros medicamentos utilizados y siempre con el conocimiento y seguimiento por parte del profesional médico y farmacéutico. En el tratamiento físico, suelen ser muy útiles determinadas técnicas de fisioterapia, masajes, los ejercicios de relajación. 

La Clínica Mayo dice el dolor pélvico crónico puede tener varias causas. Puede ser síntoma de otra enfermedad o puede ser una afección en sí misma. Si el dolor pélvico crónico parece ser causado por otro problema médico, tratar ese problema puede ser suficiente para aliviar el dolor. Pero, muchas veces no es posible identificar una única causa de este dolor. Si este es el caso, el objetivo del tratamiento es reducir el dolor y los demás síntomas y mejorar la calidad de vida.

Si tienes dolor pélvico crónico, ¡no estás solo! Desde el Ifip te apoyamos.

Artículo sugerido:

Dolor Pélvico Crónico